expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Creative Commons License
CUIDADO CON PLAGIAR EL CONTENIDO DE ÉSTE BLOG
ESTÁ BAJO LICENCIA DE CREATIVE COMMONS
*Cualquier mención del contenido sin citar a la autora o la fuente de donde proviene también se toma como falta a ésta licencia


martes, 31 de agosto de 2010

Cuando una vida se va!


Hace unos días,muy pocos para ser exactos, un amigo me preguntaba por qué la vida es tan injusta y sin saber con exactitud el porqué de su cuestionamiento erré en responderle que la vida nunca es injusta,que simplemente es la forma que tenemos de verla cuando algo nos sale mal y notablemente decepcionado con mi respuesta vi como inclinaba los hombros,se daba media vuelta y se marchaba.
(Mas adelante comprenderás porque digo que erré con esa respuesta)

Apenas unas horas después de nuestra charla me enteré que una persona muy querida para él estaba enferma,de hecho muy grave, y fue ahí donde comprendí el sentido de su pregunta y sentí remordimiento por mi respuesta pero de igual forma pensé "Si somos amigos debió decirme las cosas como eran,decirme que la estaba pasando mal y no salirme con preguntas filosóficas a las que solamente podía dar respuestas superficiales" y cayendo en esa idea reflexioné nuevamente en su pregunta.

Comprendí nuevamente que la vida no es injusta,quizá, en este caso, la injusta es la muerte,esa que nos arrebata lo que amamos y eso a lo que nos aferramos como humanos.Pero aun así,cuando pensamos que la vida se va, queda pensar en qué es lo mejor,no lo mejor para nosotros que nos quedamos,sino para aquellos que sufren en el intermedio llamado vida.

Pensando en estas cosas mi mente voló a cuando tenía 17 años y la injusta? bueno,la muerte me quitó a una de las personas que mas quise en este mundo...a esa edad,con el dolor físico de sentir la ausencia de esa gran mujer culpé a muchos,a la vida,al creador,a la muerte,a todos;pero fue egoísta de mi parte hacerlo porque de seguir con vida,seguramente hubiese sufrido demasiado.

Quise correr a los brazos de mi amigo,darle mi hombro y decirle "te comprendo,se por lo que estás pasando" y por primera vez mis palabras no hubiesen sonado falsas porque realmente desde el fondo de mi corazón estaba reviviendo esas veces en que la muerte se hizo presente en mi existencia para llevarse seres que amaba demasiado.

Reflexione entonces y comprendí que:

Cuando la vida se va y mas si es la vida de un ser amado sentimos que el mundo se nos viene abajo,pero esos momentos son los que hacen de nosotros hombres y mujeres de valor,capaces de resurgir como el ave fénix.

Cuando la vida se va, no se van las personas que amamos,ellas viven en nuestro recuerdo y en nuestro corazón.

Entendí que muchas veces no es necesario morir físicamente para saber que la vida se escapa de nuestras manos...cai nuevamente en mi filosofía de vida y me decidí a vivir este momento como si fuese el último, a saber que la vida debe vivirse antes de sentir que se va...

Las cosas para aquel amigo que me dio nuevamente ésta lección de vida no van mejor que el día de nuestra platica,sin embargo,él junto conmigo,aprendió que los seres humanos no somos mas grandes que el creador y que ante su voluntad solo tenemos una alternativa y hoy,antes de que nuestra vida se vaya decidimos vivir y ser felices.