expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Creative Commons License
CUIDADO CON PLAGIAR EL CONTENIDO DE ÉSTE BLOG
ESTÁ BAJO LICENCIA DE CREATIVE COMMONS
*Cualquier mención del contenido sin citar a la autora o la fuente de donde proviene también se toma como falta a ésta licencia


martes, 31 de agosto de 2010

La Última velita del pastel...






Esa mañana se despertó con una tranquilidad impresionante,tomando en cuenta que las mañanas de los últimos tres meses habían sido un martirio,dónde la agonía y el sufrimiento se apoderaban de su cuerpo y donde muchas veces ni siquiera sabía el tiempo que pudo dormir.

En cambio.la mañana de su cumpleaños 84 despertó feliz aun cuando dentro de sí mismo sabía que esa era la última vez que vería a su familia reunida,no por ellos,si no porque a él mismo se le escapaba la vida de sus manos,aunque su esposa y sus hijos habían hecho lo imposible por ocultarle la verdad,estaba consciente de su mal estado de salud y eso lo hacía deprimirse mas.

Alejando esos pensamientos de su cabeza tomó su bastón de apoyo,se puso la bata de la pijama y se dispuso a iniciar un nuevo día...quizá el último,pero bueno al fin.

Habiendo tomado la ducha y estando presentable se dirigió al comedor donde le aguardaban su esposa,hijos y nietos.

En el trayecto una idea dominó su cabeza "fuese lo que fuese una cosa estaba seguro no haría en ese cumpleaños,una cosa que había hecho 83 veces anteriormente desde su cumpleaños número uno,no apagaría la vela del pastel"

Apagar la velita cuando tienes una vida por delante no significa la gran cosa,pero apagarla cuando esa vida se va...significa entregar en ese momento la vida...y entregar la vida ese día no era su mejor plan,sin embargo intento no pensar en ello y con una sonrisa mas fingida que sincera se aproximó a su familia que con notorio entusiasmo le entonaron el típico "Feliz cumpleaños a ti,feliz cumpleaños a ti, feliz cumpleaños querido amigo, feliz cumpleaños a ti ♬"

Y acomodándose en su butaca recibió el pastel de manos del mas pequeño de sus nietos,que con su tierna voz le dijo "abuelito,apaga la velita" y no pudiéndose resistir a tan noble petición,el abuelo,el mismo día de cumplir 84 años de estar en ésta vida entregó mas que el último soplo a su velita del pastel,entregó con eso sus sonrisas,sus alegrías,su experiencia y su buen ejemplo...entregó su vida entera.

Y desde aquella fecha apagar la vela del pastel para su familia adquirió otro significado.