expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Creative Commons License
CUIDADO CON PLAGIAR EL CONTENIDO DE ÉSTE BLOG
ESTÁ BAJO LICENCIA DE CREATIVE COMMONS
*Cualquier mención del contenido sin citar a la autora o la fuente de donde proviene también se toma como falta a ésta licencia


miércoles, 20 de octubre de 2010

Simplemente Amor

-He vuelto tal y como querías.¡Vamos!,aquí estoy y te advierto que ésta es la única oportunidad que tienes para decirme qué quieres de mi,si ahora no me respondes me iré y quizá ahora sea para siempre.Una vez mas te pregunto ¿Qué quieres de mi? ¿No me lo dirás verdad? te encanta hacerte el difícil conmigo. Pero claro,también disfrutas mi debilidad,sabes que por muchas veces que me vaya siempre voy a regresar contigo y siempre voy a necesitar de ti,pero ahora te repito,es diferente,mira como vengo,estoy destruida por un mundo que no supe controlar,es obvio que así nunca me querrás recibir pero no importa porque solo vine por una respuesta,vamos habla!! Te espero...

Él,que la veía con ternura desde que inició su discurso no pronunció palabra alguna,se limitó a sonreír y a tomarla de la mano para llevarla consigo hacia el interior de la casa. Antes de pasar la ultima puerta se detuvo, era un hombre de facciones fuertes y bien definidas,a pesar de ser bondadoso nunca se le había visto una expresión de afecto con los demás.

-A mi casa siempre serás bienvenida pequeña,solo basta que toques la puerta y ésta se abrirá para recibirte,aunque claro,debes comprender que no todas las respuestas que necesitas están en mi persona,muchas debes buscarlas y enfrentarlas en el mundo de allá afuera pero siempre contarás conmigo en los momentos mas difíciles de tu existencia,como veo que es ahora. Para entrar solamente debes aceptar una cosa en tu corazón: debes tener muy claro que pase lo que pase contigo TE AMO.

Esas ultimas palabras cayeron como una bola de nieve en su existencia.Al sentirse tan pequeña y frágil frente a aquel acto de amor no tuvo mas alternativa que lanzarse a sus brazos y derramar las lagrimas que tanto le había pesado llevar adentro.