expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Creative Commons License
CUIDADO CON PLAGIAR EL CONTENIDO DE ÉSTE BLOG
ESTÁ BAJO LICENCIA DE CREATIVE COMMONS
*Cualquier mención del contenido sin citar a la autora o la fuente de donde proviene también se toma como falta a ésta licencia


martes, 26 de octubre de 2010

Pistas De Baile



La situación era muy clara,la estrella de baile tenía que decidirse entre la pista del elegante tango,la armoniosa pista del vals o la colorida y apetecible pista de la zamba...tenía tres segundos para tomar la decisión y cambiar,para bien o para mal,el destino de su participación en el programa.

Mafer apagó el televisor antes de saber el resultado, ¿Cómo era posible que un programa de televisión se pareciera tanto a su vida en aquel momento? Claro,ella no tenía que decidir entre tres pistas de baile con diferentes géneros,su decisión implicaba mas que la permanencia por una semana mas en un concurso de TV y el premio,no era 1,000,000 de pesos.

Su vida no era un concurso,eso era claro,sus decisiones eran en resumen: trabajo y estabilidad económica,pero sin amor; amor y una familia plena,pero sin un excelente trabajo; desarrollarse en cada área de su vida pero haciendo que otros cambiasen para que ella estuviese bien.

-Pongamos todo como en el programa de baile,en la primer pista se encuentra un trabajo excelente,con un sueldo prometedor y un puesto que muchos a mi edad desearían tener. -eso claro que me conviene se repetía mientras hacía un boceto para representar las pistas y las situaciones de su vida.- Pero aquí no entra Enrique,el trabajo es en otra ciudad,lo que significa que de aceptarlo debo mudarme y olvidarme por un tiempo de mi ideal de formar mi propia familia feliz.

La tristeza invadió a Mafer mientras dibujaba la segunda pista que representaba su bienestar amoroso,aceptar la proposición de matrimonio de Enrique,quedarse en su ciudad y trabajar en la única empresa que podía darle oportunidad de desarrollarse en su área,aunque ahí por supuesto no ganaría ni de lejos lo que el otro trabajo le ofrecía y tampoco le daba alternativas de crecer profesionalmente.

La tercera pista le daba un panorama que a simple vista parecía perfecto, aceptar la propuesta de Enrique con la condición de que él aceptara la idea de que ella tenía que crecer profesionalmente y por tanto,aceptar vivir en diferentes ciudades por un tiempo,o al menos,hasta convencerlo de que lo mejor era mudarse a vivir con ella,era medico y ellos siempre encuentran trabajo en todas partes.

Pasaron varios días y varias noches en las que pensaba en su vida como pensar en el programa de baile:colocaba en cada pista una de sus opciones de vida en el futuro próximo pero nada le hacía tomar una decisión concreta y acertada hasta que una noche, en medio de un sueño ligero se despertó con una idea nueva.

-Exacto!! Debo tomar una decisión pero no debe ser a la ligera; no tengo únicamente tres segundos -se dijo a si misma- y debo meditarlo.

Para Mafer meditar no significaba precisamente ponerse a reflexionar sobre su situación y tomar una decisión;meditar para ella era involucrar a sus amigos por lo que tomó el teléfono y marcó los 13 dígitos necesarios para llamar desde México hasta España. Elías era el indicado para ayudarla a meditar sobre esa decisión.La espera fue larga.

-¿Sí?
-Te has tardado una eternidad,pensé que nunca responderías
-Perdona flaca estaba saliendo de la ducha,¿Cómo estás?
-Bien,perdona tu amigo,como vas?
-Todo bien,¿a qué se debe el honor de tu llamada? en México es de madrugada..
-Justamente por eso te llamo ahora,no quería agarrarte dormido...o en mala hora.
-Hombre! pero vos sabéis que para los amigos nunca es mal momento,poderos hablar a la hora que sea y siempre podrás contar conmigo
-Gracias Elí...necesito que me ayudes a meditar
-Comprendo,entonces no todo está bien,¿qué pasa mi pequeña?
-Se trata de mi vida...

Esa declaración dio un toque de seriedad extrema a la conversación.Elías era apenas un par de años mayor que Mafer pero siempre la había tratado como a su hermanita menor y es que a decir verdad,nunca había dado signos de madurez para ser tratada de otra forma,sin embargo,aquella vez le explicó a su amigo lo de las pistas de baile y como pensaba que su vida podía analizarse desde esa perspectiva.

-Buena metáfora la que has empleado Mafi,comprendo que tu vida,la vida misma,parece siempre una,dos o tres pistas de baile pero siempre el bailarín sabe cual genero le queda mejor y sobre ese es donde se va. Lo que debes hacer es hablar con Enrique,decirle las cosas tal como me las estas contando a mi y tomar entre los dos la mejor decisión para su vida.
-Sabes que no me estas ayudando mucho Elí,acudí a ti porque eres el mas sensato de mis amigos,eres quien siempre tiene respuestas a mis dudas...
-Claro tonta! pero tu lo has dicho,a tus dudas,no a la vida misma.No es lo mismo decirte como hablar con Kike sobre una tonta pelea de enamorados,que decirte como comunicarle las locas ideas que hay en tu mente sobre su futuro...es vuestro,es de ambos.

Un largo silencio se hizo en el aparato telefónico,por un lado Mafi pensaba en la razón que tenía su amigo y por el otro Enrique quería decirle "haz esto porque es lo mejor" pero sabía que no era su decisión,sabía que su amiga tenía que aprender a vivir.

-Tienes razón Elí,es una decisión que no debo tomar sola,ahora mismo debo subirme a una de las tres pistas de baile,pero como todo ser razonable debo preguntarle a mi compañero bailarín cuál de los tres géneros le va mejor a él. Gracias amigo te quiero mucho,sabes?
-De que linda,siempre estaré aquí para lo que necesites.

Con esas ultimas palabras de su amigo,Marifer colgó el teléfono y se dispuso a dormir,tenía una tranquilidad indescriptible pues sabia que al día siguiente tomaría la decisión mas importante de su vida,la única decisión que le daría el premio de la felicidad,pero no iba a tomarla sola,para eso tenía el apoyo del mejor bailarín de la vida,de aquel hombre del que se había enamorado dos años atrás y con el que había ganado mas de una competencia,aquel con el que hoy o en diez años iba a compartir su vida entera.