expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Creative Commons License
CUIDADO CON PLAGIAR EL CONTENIDO DE ÉSTE BLOG
ESTÁ BAJO LICENCIA DE CREATIVE COMMONS
*Cualquier mención del contenido sin citar a la autora o la fuente de donde proviene también se toma como falta a ésta licencia


sábado, 11 de enero de 2014

Cadete Corazón [4]



-Cadete Corazón: Permiso para retirarme por tiempo indefinido, señor
-Capitán Cerebro: Sabe usted muy bien que su trabajo no puede ser remplazado por ninguno de nosotros, cadete. Quiere entonces darme las razones que tiene para pedir ese retiro.
Conteniendo las lágrimas que se asomaban en sus lindos y tristes ojos y haciendo uso extremo de su voluntad por fin pudo pronunciar palabras.
-Cadete Corazón: Usted, señor, conoce perfectamente las razones que me llevan a tomar la decisión. Muchas veces me advirtió que tuviera cuidado con mis decisiones y con los lugares donde me metía, pero, sobre todo, de lo que dejaba entrar en mi ser.
Más serio que de costumbre pero con cierto semblante de compasión en su rostro, el capitán cerebro se acercó por primera vez al cadete corazón  y dijo, lo que en su momento consideró las palabras exactas:
-Capitán Cerebro:   Debo admitir cadete, que sus razones no me convencen en lo absoluto. Pero voy a apoyar su petición. Antes que todo debo protegerlo; tiempo atrás fue usted quien tomó la decisión de cubrirse, de protegerse bajo un escudo, ahora soy yo quien le ordena que lo haga, pero quiero primero que borre, saque o haga lo necesario por liberar su espacio ya que de nada servirá el escudo si antes no olvida lo que le hace sufrir.
-Cadete Corazón: Agradezco su confianza y su apoyo señor. Sobre su advertencia solamente puedo decirle que ese amor que me pide expulsar no puede ser borrado, olvidado ni mucho menos ya que ahora puede que me tenga hecho pedazos pero a la vez es lo único que me mantiene latiendo y así será hasta el día exacto en que mi función termine para siempre.
Con estas palabras el Cadete Corazón se marcho a la celda que desde ahora iba a resguardarlo. Una celda con las paredes más fuertes que se pudieron construir para tal efecto, pero que serian fáciles de destruir con una sola palabra, una sola mirada, un “te amo” del gran amor de su vida…